Llámanos al 943 226 390 (de lunes a viernes de 9:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:00) o contacta con nosotros

Nuestra Filosofía

Con las botas puestas

Slow walking es una filosofía que propone hacer turismo caminando de una manera diferente y respetuosa.

Cómo lo vivimos

Huyendo de las prisas por consumir sitios, lugares y monumentos en beneficio de conocer en profundidad el lugar por el que se viaja. Leyendo el paisaje, charlando con las gentes que se cruzan en el camino, alojándose en negocios locales, consumiendo productos de la tierra y participando de su cultura gastronómica.

Con esta filosofía, los servicios que se consumen a lo largo del recorrido se han escogido para que aporten valor añadido al viaje y al viajero.  Además, todos los proveedores han sido cuidadosamente seleccionados atendiendo a sus compromisos con la sostenibilidad.


Sostenibilidad

Es una palabra actualmente demasiado utilizada, y muchas veces mal.
Nuestro compromiso con la sostenibilidad es vital, forma parte de
nuestras vidas, y en Slow Walking lo tenemos muy presente.
Entendemos la sostenibilidad desde tres puntos de vista.

Sostenibilidad

Nuestro compromiso con la sostenibilidad es vital, forma parte de nuestras vidas

Slow Walking

La Experiencia de nuestro cliente

Para nosotros es lo más importante. Es nuestra satisfacción, y también
la garantía de que Slow Walking siga funcionando.

Queremos que nuestro cliente sea un viajero y no un turista

El objetivo es que las vacaciones, en las que se invierte tiempo dinero y mucha ilusión, no terminen cuando acaba el camino. Queremos que la experiencia vivida supere las expectativas, que el buen sabor de boca dure mucho más tiempo, y que un suspiro de añoranza de los buenos momentos vividos siga saliendo de boca de nuestros clientes cuando vuelvan a ver las fotografías del viaje.

Experiencia

Nos guiamos por la originalidad, el gusto por el trabajo bien hecho y sorprender al cliente

Slow Walking

Responsabilidad social de la empresa

Pensamos que los pequeños gestos son importantes.

También pensamos que es justo que, si consumimos recursos aparentemente gratuitos como el paisaje, los caminos, el agua de las fuentes o el viento, podamos aportar voluntariamente algo en beneficio de toda la sociedad como, por ejemplo, arreglar y mantener los caminos que utilizamos.

También hay hosteleros que destinan parte de su propia facturación a diferentes ONGs y organizaciones solidarias.

Responsabilidad

Los pequeños gestos son importantes

Slow Walking

Todos nuestros viajes tienen en común…